¿Qué pasa en Silicon Valley?

Mikel me envía el enlace a esta interesantísima discusión en LinkedIn en la que Iñaki Bartolomé se pregunta por la posibilidad de replicar Silicon Valley en Euskadi.

Esta discusión me ha dado pie a recopilar lo que pude ver y escuchar durante dos semanas allí (en Silicon Valley, se sobreentiende) 😉 Dos semanas conviviendo con emprendedores europeos afincados en EL valle y visitando numerosas empresas (grandes y consolidadas como Google, EA, Autodesk y otras en enorme y rápido crecimiento como Zynga o Twitter) y charlando con emprendedores de todo el mundo e inversores sobre las startups que están lanzando. No es una lista muy extensa, pero 2 semanas dan para lo que dan 😛 Aquí la, esperando que quienes conozcan Silicon Valley mejor que yo la completen o corrijan 🙂

  • Prácticamente cero intervención pública: las Administraciones Públicas no dan apenas subvenciones pero tampoco ponen trabas en las actividades empresariales y administrativas.
  • Prácticamente cero jerarquías: puedes encontrarte hablando con el más boss de la mayor empresa o fondo de inversión sin que te mire por encima del hombro, y sin traje, por supuesto.
  • Todo el mundo está dispuesto a darte la oportunidad de hablarle sobre tu proyecto, aunque sólo sean 5 minutos, o menos, lo que pueda durar un viaje en ascensor, el famoso elevator pitch.
  • MUCHÍSIMOS eventos de networking entre emprendedores e inversores: LinkedIn, tarjetas de visitas e e-mails de seguimiento (follow-up) de encuentros son imprescindibles.
  • DINAMISMO: velocidad de infarto en el desarrollo de proyectos, toma de decisiones y en la decisión de si una startup es un éxito y debe seguir adelante o un fracaso y debe desaparecer o pivotar.
  • PIVOTAR: la palabra de moda, ser ágil en cambiar el rumbo de una startup si no da los resultados esperados de forma rápida.
  • MENOS planificar, y MÁS desarrollar.
  • Competencia BRUTAL pero sin embargo mucha cooperación entre empresas/proyectos, compartiendo ideas con muy poco secretismo profesional.
  • MUCHÍSIMO gusto por el riesgo y el pelotazo, muy poco conservadurismo empresarial.
  • Cultura positiva del fracaso: no haber fracasado da mala espina, “no habrá arriesgado lo suficiente” piensan.
  • Saben vender y venderse MUY bien.
  • Envidia sana y admiración por el emprendedor.
  • Multiculturalismo de verdad: cada vez menos estadounidenses desarrollan y dirigen en Silicon Valley.
  • Empresarios veteranos dispuestos a invertir MUCHO dinero en nuevos proyectos tecnológicos y no tanto en activos inmobiliarios.
  • Cultura hacker-céntrica (desarrolladores puros y duros) en el entorno startup: los MBAs y personas con varias carreras no están muy bien vistas.
  • 2 universidades en el Top 10 mundial: Stanford University y University of California (Berkeley).
  • Muchísima relación Universidad / empresas (startups y consolidadas).
  • Aunque hay proyectos hardware, industriales, en energías renovables y sanitarios, la inmensa mayoría de los proyectos son software.
  • Clave la conjunción de estos 3 factores: Universities + Entrepreneurs + Financial Market.