La India para turistas

Un año y un día después de mi vuelta de la India, por fin me siento a escribir esta pequeña guía de viaje sobre este extraordinario país. Vaya por delante que este artículo sólo abarca las ciudades de Delhi, Jaipur, Agra, Mumbai (Bombay), Mamallapuram, Pondicherry y el estado de Goa. Podéis encontrar además información sobre la ciudad de Chennai en este otro artículo.

Antes de viajar

En mi opinión, el tema más importante que tenéis que tratar antes de viajar a la India, además del del visado, es el de las vacunas, que si bien no son obligatorias, son especialmente recomendables si vais a moveros fuera de las ciudades. Al igual que el del visado, el proceso de vacunación debe planificarse con al menos 3 semanas de antelación, e incluso antes en épocas vacacionales (especialmente en verano). Los pasos a seguir serían:

  1. Pedir primero cita en el Centro de Vacunación Internacional más cercano. Cuando ya tengáis la cita en firme con el Centro de Vacunación Internacional, pedid cita para el día siguiente con vuestro médico de cabecera y para dos o tres días más tarde con el Ambulatorio para la vacunación. Acudid al Centro de Vacunación Internacional con vuestra cartilla de vacunas, si es que aún la conserváis, y os darán una lista con las vacunas recomendadas en vuestro caso.
  2. Tendréis que ir entonces a vuestro médico de cabecera con esta lista para que os haga las recetas. En cuanto tengáis las recetas pasad por vuestra Farmacia habitual y preguntad si tienen las vacunas: habitualmente no suelen tenerlas todas y algunas pueden tardar uno o dos días en llegar.
  3. Una vez tengáis todas las vacunas, acudid a vuestro Ambulatorio con ellas y con el cuadernillo que os habrán dado en el Centro de Vacunación Internacional.

Por otro lado, no olvidéis llevar, por si acaso, un pequeño botiquín con los siguientes medicamentos, siempre bajo prescripción de vuestro médico de cabecera:

  • Antidiarréico (Fortasec, Tiorfan).
  • Protector gástrico (Omeprazol, Almax).
  • Repelente de mosquitos (Relec Forte, Mosi-guard, Autan Activo)
  • Crema coticoide suave para picaduras de mosquitos.
  • Crema de protección solar.
  • Crema para quemaduras solares.
  • Analgésico (Paracetamol).
  • Rollo de papel higiénico o paquetes de Kleenex (ya sé que no son medicamentos, pero en muchos lugares de la India no los encontraréis ni tan siquiera en restaurantes ni hoteles) 😉

Finalmente, no está de más tener a mano los teléfonos de los consulados de España en las ciudades indias que vayáis a visitar así como inscribiros en el registro de españoles en el extranjero. Y recordad llevar algunas Rupias indias, aunque encontraréis cajeros automáticos en prácticamente cualquier lugar.

¡Ya estáis listos para viajar a la India!

Ruta

Esta pequeña guía empieza por el llamado Triángulo Dorado indio formado por las ciudades de Delhi, Jaipur y Agra. Llegando al Aeropuerto Internacional Indira Gandhi de Delhi, nos desplazaremos en tren hasta Jaipur y Agra. Viajaremos a continuación hacia el sur en avión hasta llegar a Mumbai, conocida hasta hace poco como Bombay. Siguiendo hacia el sur, esta vez en tren, llegaremos a Goa para disfrutar de sus playas sobre el Mar Arábigo y su vida nocturna. Finalmente, cogeremos el avión hacia el este para visitar Mamallapuram, ciudad Patrimonio de la Humanidad situada en la costa del Océano Índico, y Pondicherry.

Delhi

La metrópoli de Delhi alberga la capital de la India, Nueva Delhi. Alrededor de Connaught Place podréis encontrar, además de edificios oficiales y museos de corte europeo como el Rashtrapati Bhavan (Palacio Presidencial), el Parlamento Indio, el Museo Nacional o el India Gate (Arco), los templos hinduistas Laxminarayan y Akshardham, el fuerte Purana Qila y los mausoleos de estilo mogol de Safdarjung y Humayun. Pero no os olvidéis de Old Delhi donde se encuentran, además de los tradicionales y bulliciosos mercados Chandni Chowk y Chawri Bazaar, el impresionante Lal Qila (Fuerte Rojo) y la no menos impresionante Jama Masjid (una de las mezquitas más grandes de Asia). Finalmente, y más alejados del centro, os recomiendo visitar el Lotus Temple (templo) y el Qutub Minar (minarete). Un hotel muy recomendable es el Tara Palace, con un precio muy asequible, una localización inmejorable (en Old Delhi, a 5 minutos andando del Fuerte Rojo y la Mezquita) y una limpieza sobresaliente. Precisamente la limpieza de sus zonas oficiales y de sus monumentos es una seña de distinción de Delhi respecto de otras ciudades indias. No obstante, no echaréis en falta sus rickshaws verdes y amarillos para desplazaros por la ciudad.

Jaipur

Jaipur es la capital del estado de Rajastán. Los 300 Km que la separan de Delhi pueden cubrirse cogiendo el tren Ajmer Shatabdi 2015, que sale a las 6:05 de la estación de tren de Nueva Delhi (NDLS) y llega a la estación de Jaipur (JP) sobre las 10:30. Los billetes pueden adquirirse on-line en la Indian Railway Catering and Tourism Corporation (IRCTC) y conviene hacerlo con tiempo porque vuelan. Una vez en Jaipur, os recomiendo pasar un par de días esta antigua ciudad de reyes. El primero visitando la ciudad antigua, llamada Pink City (Ciudad Rosa) por sus características murallas rosadas, con el peculiar Hawa Mahal (Palacio de los Vientos) y el impresionante City Palace. El segundo día se puede subir en elefante al imponente Amber Fort (Fuerte Ámbar) y observar el Jal Mahal (Palacio del Agua) desde la orilla del lago Man Sagar. Si os sobra tiempo, podéis también visitar los fuertes Nahargarh y Jaigarh, el palacio Rambagh y el observatorio astonómico Jantar Mantar. Para volver a Nueva Delhi basta con coger el tren Ajmer Shatabdi 2016 que sale a las 17:50 de Jaipur (JP) y llega sobre las 22:40 a Nueva Delhi (NDLS).

Agra

La ciudad de Agra, en el estado de Uttar Pradesh, es mundialmente conocida por albergar el Taj Mahal. Es una visita perfecta para hacer en un sólo día desde Nueva Delhi (NDLS), cogiendo a la ida el tren Bhopal Shatabdi Express 2002 a las 6:15 (llega sobre las 8:12 a Agra) y a la vuelta desde Agra el Bhopal Shatabdi Express 2001 a las 20:30 (llega sobre las 22:30 a Nueva Delhi). En las 12 horas que estéis en Agra, visitad por la mañana el impresionante fuerte de Agra y los mausoleos de estilo mogol de Itmad-ud-Daula y Akbar y reservad la tarde para recorrer los jardines, las mezquitas y el mausoleo del Taj Mahal, aprovechando la puesta del sol.

Mumbai (Bombay)

Mumbai, previamente conocida como Bombay, es la capital financiera de la India y una de las metrópolis más pobladas del planeta. Es un excelente lugar para hacer negocios y para divertirse, pero no me pareció una ciudad muy atractiva para hacer turismo. No obstante, tiene algunos lugares de interés como el Gateway of India (enfrente del Taj Mahal Hotel), Marine Drive (Paseo Marítimo), Chhatrapati Shivaji Terminus (Estación Central de Tren) y, sobre todo, las cuevas Elephanta situadas en la isla Elephanta, a 10 Km en barco de Mumbai. Otras visitas curiosas son la mayor factoría de cine y la mayor lavandería de Asia, Bollywood y Dhobi Ghat, respectivamente. Se pueden cubrir los alrededor de 1500 Km que separan Delhi de Mumbai volando en alguna de las cómodas, modernas y baratas compañías aéreas de bajo coste indias como SpiceJet o Kingfisher (sí, la misma empresa que embotella cervezas) 😉

Goa

Goa, el estado más pequeño de la India, es (o era) conocida como la Ibiza india. El sur es un lugar tranquilo de playas paradisiacas mientras que el norte se caracteriza por su intensa vida nocturna. Un punto intermedio entre estos dos extremos son las playas de Candolim, Calangute y la ciudad de Baga. Os recomiendo allí el pequeño hotel-villa Tito’s Beach Retreat, donde recibiréis un trato exquisito por parte de su amabilísimo personal. Este trato amable, característico de toda la India, es especial en Goa donde el carácter de la gente es sorprendentemente europeo. Y es que Goa fue durante varios siglos colonia portuguesa por lo que no os deben sorprender sus numerosas iglesias, basílicas y catedrales, destacando la Basilica do Bom Jesus que alberga las reliquias de San Francisco Javier, patrón de Navarra.

Mamallapuram

En la costa opuesta, en el estado de Tamil Nadu y a tan sólo 60 Km de Chennai, se encuentra Mamallapuram. Mamallapuram (o Mahabalipuram) es un espectacular conjunto arquitectónico tallado en piedras monolíticas formado por el Descenso del Ganges y la Penitencia de Arjuna, la cueva-templo de Varaha, el Templo de la Costa y los Cinco Carros. La mejor manera de llegar es desde Chennai, sacando un billete para el Hop-On and Hop-Off Tour, un autobús del Departamento de Turismo de Tamil Nadu que hace además parada en la Cueva del Tigre (donde no hay tigres), en el templo Tiruvidanthai (donde hay algunas vacas) y en el Cocodrile Bank (donde hay cocodrilos, cientos de ellos de hecho) 😀

Pondicherry

Pondicherry también se encuentra en la costa del Océano Índico, a 150 Km de Chennai. Pondicherry (o Puducherry) fue una antigua colonia francesa cuyas calles todavía conservan un aspecto mediterráneo y sus nombres tanto en francés como en tamil, el idioma local. Una visita guiada en bus organizada de nuevo por el Departamento de Turismo de Tamil Nadu nos permitirá acercarnos desde Chennai. Esta visita incluye además un paseo por el pueblo de Auroville, una curiosa comuna entre lo hippie y lo místico.

Termino aquí el relato de mi viaje por una pequeña parte de este enorme país de contrastes que merece la pena visitar poquito a poco 🙂

Anuncios

Chennai para turistas

La ciudad de Chennai (antiguamente conocida como Madras) es la capital de Tamil Nadu, estado situado en el sudeste de la India. Sus 4,5 millones de habitantes hacen de ella la quinta ciudad más poblada del país. La economía chennaita gira en torno a la industria automovilística (toma el sobrenombre del “Detroit del Sur de Asia”) aunque también destacan sus fábricas de componentes electrónicos y sus empresas de servicios sanitarios, bancarios y de software (sino qué haría yo aquí, ¿verdad?).

¿Cuándo viajar?

En Chennai, la temperatura ronda los 30ºC durante todo el año aunque la humedad hace que la sensación de calor sea mucho mayor. Los meses de Mayo y Junio son los más calurosos y deberían evitarse. Por otro lado, desde Septiembre hasta Diciembre nos encontraremos con la época de monzones y precipitaciones más que abundantes. Yo recomendaría viajar a mediados de Diciembre, coincidiendo con el festival de música o a mediados de Enero, coincidiendo con la celebración del Pongal, la festividad más importante para los Tamiles.

¿Cómo llegar?

Desde el País Vasco, la ruta más directa se completa volando desde Bilbao a Bruselas con Brussels Airlines (2 horas) y desde Bruselas a Chennai con Jet Airways (9 horas y media). Desde el resto de España, cualquier conexión con Bruselas también es válida. Otra opción sería coger un barco siguiendo la ruta planeada por Cristóbal Colón (recordad sortear las Américas a través del Canal de Panamá), aunque desconozco la duración de este trayecto 😉

¿Dónde alojarse?

Tajs y Sheraton aparte, se pueden encontrar hoteles majos por 2.100 Rupias (unos 30 €) por noche. No os puedo recomendar ninguno de primera mano ya que yo resido en un apartamento de dos habitaciones, dos baños (western style), sala y cocina que, por un módico precio de 21.000 Rupias (unos 300 €) al mes, es una buena opción para estancias largas. Sobre todo, buscad bien y no seáis tacaños ya que, como bien dice el dicho, lo barato sale caro y pasarse unas vacaciones en el Sur de la India sin aire acondicionado, duchándose con un cubo y una jarra y cagando en un wáter sin taza puede ser todo lo exótico que queráis pero no tiene encanto alguno 😛 La página web Must See India es un buen sitio donde empezar la búsqueda de alojamiento.

¿Dónde comer?

La cadena de restaurantes vegetarianos Saravana Bhavan es, gracias a su calidad, buen servicio, extensa carta y precio, la mejor opción para comer en Chennai. Tienen varios restaurantes en la ciudad en los que podréis degustar el menú especial Tamil Nadu y un típico helado de mango por unas 170 Rupias (unos 2,5 €). Otra buena opción es acercarse al restaurante Idli & Dosa (ID) situado en la segunda planta de las salas de cine Sathyam. Con su ambiente lounge y su cocina a la vista, podréis degustar por unas 210 Rupias (unos 3 €) las mejores especialidades vegetarianas del Sur de la India, idli y dosa incluídas. Si nada de lo anterior os convence, podéis encontrar numerosos McDonald’s, Pizza Hut y Kentucky Fried Chicken (KFC) por las zonas más occidentales de la ciudad (aunque ir a la India y meterse en uno de estos “restaurantes” tiene delito). Quiero aclarar que no me hago responsable de las quemaduras en la boca y/o pirrileras derivadas de la visita a cualquiera de los restaurantes arriba citados 😀

¿Cómo moverse?

Los taxis para turistas son caros (aunque el aire acondicionado se agradece) por lo que los auto rickshaws son la mejor opción si no sois muy sensibles a la contaminación de los coches (siempre podéis taparos la nariz y la boca con un pañuelo). Os intentarán sacar lo máximo posible por el trayecto, of course, pero regatead hasta las 10 Rupias (unos 0,15 €) por kilómetro, que es un precio bastante razonable para ambas partes. E intentad evitar el incómodo autobús público a no ser que queráis sentir el calor humano de los indios por la vía rápida 😛

¿Dónde comprar?

El Spencer Plaza y el Chennai City Center son una réplica exacta de los centros comerciales occidentales tanto por su distribución (de abajo a arriba: parking, supermercado, tiendas, más tiendas, aún más tiendas, cines y restaurantes) como por su “fauna” (chavalería de la generación iPod, mayormente). En los barrios de George Town, T. Nagar y Anna Nagar (2nd Avenue) también podréis encontrar numerosas tiendas, tanto indias como occidentales (Pepe Jeans, Levi’s, Benetton, etc…). Pero si lo que buscáis es material electrónico al mejor precio, el paseo del puerto os ofrece una amplia oferta de productos de las mejores marcas: Canon, Sony, Panasonic, etc… Eso sí, teniendo en cuenta la proximidad de la zona de descarga podemos deducir, sin estrujarnos mucho los sesos, que las cámaras, relojes y reproductores de MP3 disponibles han sido “sustraídos” (léase robados) de los barcos que allí atracan. O sea que si no queréis tener problemas con la Policía de Chennai, mejor evitad comprar en este lugar. Como dirían en Media Markt, ¡yo no soy tonto! 😀

¿Qué visitar?

Como buenos turistas occidentales, vais a una ciudad a ver “cosas” (monumentos, museos, paisajes, etc…) y a sacar fotos (cuantas más, mejor). Haré una pequeña lista de los must see, es decir, los lugares más típicos. Empezando por el Norte, a la altura del puerto, podemos encontrar majestuosos edificios imperiales como la Estación Central, el Tribunal Supremo o el Fuerte de San Jorge, primer fuerte construído en la India por los ingleses y actual sede de la Asamblea de Tamil Nadu. Cruzando el río Kuvam, llegamos a Marina Beach que, con sus 12 kilómetros, es la segunda playa de ciudad más larga del mundo (al menos eso dicen los lugareños) y, sin duda alguna, una de las más guarras (eso no lo dicen los lugareños, es una reflexión personal). Por tanto, la mejor opción no es tumbarse al sol ni chapotear en las aguas de la Bahía de Bengala sino pasearse por su renovado paseo marítimo, destruído en las Navidades de 2004 por el tristemente famoso tsunami. Desde los monumentos en honor de M. G. Ramachandran hasta la estatua de Mahatma Gandhi, podremos disfrutar de un tranquilo paseo y de numerosas estatuas en recuerdo de otras personas notables. Al final de Marina Beach encontraremos la Basílica de Santo Tomás Apóstol. Arquitectónicamente, la catedral no es espectacular, siendo la pintura blanca que la cubre su rasgo más singular. Sin embargo, su valor religioso es enorme ya que es, junto con la Catedral de Santiago de Compostela y la Basílica de San Pedro de Roma, la única que conserva las reliquias de uno de los 12 apóstoles de Jesús (tengo que admitir que desconocía totalmente este hecho antes de visitarla). Muy cerca, encontraremos el Templo de Kapaleeshwarar en honor del dios Shiva. Si lo visitáis un domingo por la mañana, además de disfrutar de la mejor arquitectura religiosa india y de la compañía de las vacas que como Pedro por su casa se pasean por dentro (afortunadamente el templo es al aire libre), es posible que podáis ver alguna de las bodas tamiles que en este lugar se suelen celebrar. Siguiendo hacia el Sur, y después de cruzar el río Adyar, encontraremos el Parque Nacional Guindy, el Instituto Tecnológico Indio y la Sociedad Teosófica que, además de su interés zoológico, tecnológico y filosófico-religioso respectivamente, son auténticos paraísos verdes donde reina la tranquilidad en una ciudad donde el tráfico es una auténtica locura. Chennai tiene otros muchos lugares de interés turístico, pero me quedaré aquí ya que los editores de guías turísticas tienen familias a las que alimentar 😉

Pues esto es todo amiguitos turistas que vayáis a visitar Chennai. Quizás en otro momento redacte unas líneas sobre Chennai para expatriados, pero por el momento os tendréis que conformar con el práctico blog de Christoph Prieler.